Un proverbio hindú dice:

Un libro abierto es un cerebro que habla;

cerrado un amigo que espera;

olvidado, un alma que perdona;

destruido, un corazón que llora.

Mis escritos, que han pasado por las otras fases, siempre están a la espera de amigos.

Ir a mis escritos